Conozca el "Grupo de la muerte"



Cuando hicieron el sorteo para los grupos de la Copa América, nos dimos cuenta que nos tocó el más complicado. Estamos con el candidato de siempre, Argentina; la aguerrida Paraguay y la siempre complicada selección de los Estados Unidos.


Nosotros llegamos a esta copa con un idea diferente de juego y con un técnico que conoce el torneo, ya que lo jugó con Costa Rica en la edición del 2004. Llevamos lo mejor que tenemos; un arquero experimentado, Miguel Calero, que ha sido el mejor en su liga y que con su seguridad podemos estar tranquilos. Una defensa con nombres nuevos, como: Gerardo Vallejo,Camilo Zuñiga, Javier Arizala y Jair Benítez; pero con una base que ha jugado durante muchos años.


En el medio campo tenemos mucha velocidad y experiencia; Fabian Vargas, Jhonn Viafara y Jorgue Banguero serán los encargados de equilibrar el juego rápido que dan Vladimir Marín, Macnelly Torres, Alvaro Dominguez y David Ferreira. La duda más grande de la selección son los delanteros, los que van son los mejores del momento; pero hay que darse cuenta que no hay una carta de gol y eso puede ser un punto en contra en un grupo tan complicado.


Por el lado de Paraguay, su técnico, Gerardo Martino lleva un equipo competitivo con jugadores de mucha experiencia y que son figuras en los clubes que juegan, su idea es hacer un buen papel y volver a tener protagonismo. Sobresalen nombres como: Justo Villar y Oscar Cardozo (Newlls Old Boys), Claudio Morel Rodríguez (Boca Juniors), Julio Cáceres (Tigres-Mexico), Julio Dos Santos y Jhonantan Santana (Wolfburgo), Roque Santa Cruz (Bayern Munich) y Nelson Cuevas (América de México).


Este grupo se comparte con la selección de Estados Unidos, que llega a la Copa América como bi campeón de la Copa de Oro de la Concacaf. Su técnico, Bob Bradley quiere sacarle provecho al torneo y por eso llevará a Venezuela jugadores jóvenes que militan en el torneo local con un objetivo claro: sumar experiencia. En el equipo sobresalen: Kasey Keller (Borussia Moenchengladbach-Alemania), Jimmy Conrad (Kansas City Wizards) y Lee Nguyen (PSV Eindhoven, Holanda). Junto con Brasil, es uno de los equipos que no llevará a sus figuras para afrontar el torneo.


Falta el favorito, Argentina, que va con un único objetivo: Ganar la Copa América. Por eso, Alfio "El coco" Basile lleva lo mejor de su país y al final se decidió por los jugadores que militan en Europa complementándolos con las figuras del torneo local. Entre los 22 jugadores hay caras nuevas, que por primera vez jugarán un torneo internacional con la selección de mayores, como: Juan Pablo Carrizo (River Plate), Agustín Orión (San Lorenzo), Fernando Gago (Real Madrid) y Daniel Díaz (Boca Juniors). Pero también los regresos de: Juan Román Riqueleme (Boca Juniors), Juan Sebastian Verón (Estudiantes de La Plata) y Javier Zanneti (Inter de Milán).


En el papel, es un grupo complicado pero cada equipo tiene fortalezas y debilidades. Colombia puede tener a favor, la nueva idea del técnico, de un fútbol ofensivo, pero con mucho equilibrio de la mitad de la cancha para atrás. La principal debilidad es la falta de la carta de gol, la mayoría son suplentes en sus equipos y seguramente les costará volver a tomar el ritmo en un torneo tan corto.


Los paraguayos a su favor tienen la fortuna de contar con una defensa experimentada, con jugadores de primer nivel. En el ataque llevan al segundo goleador del torneo argentino y al siempre peligroso, Roque Santa Cruz. En contra puede jugar la falta de un jugador líder en la mitad de la cancha, que tenga el balón y sea la cabeza fría del equipo. Por el lado de Estados Unidos, se ven un sólo punto en contra: Es un grupo con falta de experiencia para afrontar un torneo de esta magnitud, donde todos quieren ganarlo. A favor, solo puede jugar, que sea un torneo para armar una buena base para las próximas eliminatorias.


Por último, está Argentina. Que tiene más puntos a favor, que puntos en contra. Es el favorito, trae jugadores de primer nivel, tiene un técnico que ha ganado esta competición en dos oportunidades y llega a Venezuela con ganas de quedarse con la copa. En contra juega, las distracciones defensivas en el juego aéreo y la falta de control en la mitad de la cancha.


Sin dudas, en el papel, se ve un grupo complicado, en el que sus técnicos tendrán que ser muy inteligentes; por que todos tienen hambre de gloria. Esperemos que los jugadores de nuestro país, sean inteligentes y se den cuenta que la mayoría juegan sus últimos cartuchos con la selección y otros se juegan la posibilidad de seguir siendo comvocados. Todos le tenemos fe a la idea que quiere exponer Jorge Luis Pinto, pero él debe darse cuenta que no es un torneo para experimentar y más cuando adelante se tiene a la selección de Paraguay y Argentina.